terça-feira, 21 de fevereiro de 2017

Jair Krishke volta a ser ameaçado de morte

A casi un año del robo de la sede del Giaf, una nueva amenaza bajo la firma del “Comando general Pedro Barneix” llegó a la justicia. La intimidación está dirigida al ministro de Defensa, Jorge Menéndez, al fiscal de Corte, Jorge Díaz, y al menos a una decena de personas que tienen como denominador común haber contribuido al esclarecimiento de hechos ocurridos durante el terrorismo de Estado.
“El suicidio del general Pedro Barneix no quedará impune, no se aceptará ningún suicidio más por injustos procesamientos. Por cada suicidio de ahora en más, mataremos a tres elegidos azarosamente de la siguiente lista.” 
Con este texto se encontró el fiscal de Corte, Jorge Díaz, en su casilla de correo hace tres semanas, y con una lista de al menos 12 personas, entre las que también se encuentra su nombre, de acuerdo a las fuentes de Brecha.
El viernes pasado Tnu informó que el e-mail estaba firmado por un tal “Comando general Pedro Barneix”.
Por el momento, Brecha pudo constatar el nombre de 12 personas (véase recuadro). Entre los amenazados se encuentra Óscar López Goldaracena, abogado que patrocinó la causa de Aldo Perrini, por cuyo asesinato se procesó con prisión al general retirado Pedro Barneix, quien se suicidó minutos después de que un policía le notificara que debía acompañarlo al juzgado. También se encuentra Mirtha Guianze. La actual directora de la Institución Nacional de Derechos Humanos fue la fiscal que presentó un recurso contra la ley de caducidad por el asesinato de Nibia Sabalsagaray: en 2009 la Suprema Corte de Justicia declaró inconstitucional la norma por primera vez. El abogado de esta emblemática causa, Juan Errandonea, está en la lista.
También figura Pablo Chargoñia, abogado del Observatorio Luz Ibarburu, que hace un seguimiento de las causas penales vinculadas al pasado reciente, y su colega brasileño Jair Krischke, una de las personas clave para la extradición a Argentina del prófugo militar uruguayo Manuel Cordero.
Para la mayoría de los amenazados con los que Brecha tomó contacto, el motivo del mensaje no está nada claro.
Desde el entorno del ministro de Defensa, Jorge Menéndez, prefieren no hacer especulaciones. Pero lo cierto es que hace varios meses
–incluso antes de la muerte en agosto pasado de su antecesor, Eleuterio Fernández Huidobro– personas designadas por el Grupo de Trabajo Verdad y Justicia trabajan en los archivos de inteligencia del Fusna (véase nota central). Además está instalada la comisión parlamentaria para investigar las actividades de espionaje militar en democracia (véase especial “Infiltrados”de Brecha, publicado en esta edición),y se negocia una reforma de la Caja Militar que, de prosperar, haría que los militares retirados perdieran privilegios económicos.
El asunto está en manos de la jueza Julia Staricco y de la fiscal Mónica Ferrero, quienes se encuentran trabajando junto con la Dirección General de Información e Inteligencia policial para rastrear el origen del correo. Fuentes de la investigación consultadas el martes por Brecha sostienen que, por el momento, esto parece “imposible”. El mensaje fue enviado a través de un sistema llamado Tor, que es conocido por su capacidad de mantener en el anonimato a sus usuarios y esconder la ubicación de los mensajes enviados.
El miércoles al mediodía la magistrada concurrió al despacho del ministro de Defensa a tomarle declaraciones. Hoy concurrirán al juzgado otras de las personas de la lista, quienes en su mayoría tomaron conocimiento de la amenaza a través de policías que realizaron la notificación en forma personal. A algunos se les dejó, a modo ilustrativo, un impreso en hoja A4 con el texto de la amenaza transcrito y su nombre (no el de toda la lista), sin más detalles. A otros aún no se les ha notificado ni han sido citados a declarar.
En marzo de 2016 desconocidos entraron sin autorización a la sede del Grupo de Investigación de Arqueología Forense (Giaf), robaron discos duros y dejaron amenazas a sus integrantes. Un año después de este hecho la justicia no ha podido determinar quiénes fueron los responsables. Algunos de los nombrados en la nueva amenaza interpretan que la del supuesto “Comando general Barneix” es una manera de remarcar —para que nadie se olvide— que “están ahí”, que “están activos”.
Los nombres

Los nombres que aparecen en la lista confirmados por Brecha son: el ministro de Defensa, Jorge Menéndez, el fiscal de Corte, Jorge Díaz; la ex fiscal Mirtha Guianze; la ex vicecanciller Belela Herrera; los abogados Óscar López Goldaracena, Pablo Chargoñia, Juan Errandonea, Federico Álvarez Petraglia y Juan Fagúndez; la abogada Hebe Martínez Burlé; el activista brasileño Jair Kirschke; y el jurista francés Louis Joinet.jai

Nenhum comentário:

Postar um comentário